Primera jornada de gastro-senderismo

MONASTERIO SANTO ESPÍRITU-MONTE PICAYO

PINCHA AQUI PARA VER LAS FOTOS
Creo que todos hemos quedado contentos, con el día que ha salido, con la escasa dificultad de la excursión (excepto alguna bajada) y con la buena comida con que nos hemos premiado. Adjuntamos el mapa del recorrido realizado. Han sido 13 km, con un desnivel acumulado de unos 430 m. Esperamos que los que han fallado se “piquen” y se apunten a la próxima.Lo hemos pasado muy bien

mapa-s-spirit-picaio

Ascensión al Pico Espadán (1099 m)

Para ver fotos pincha AQUI
Las noticias sobre el infernal temporal que predecían en la tele no se cumplieron y aunque tuvimos nuestras dudas hasta el sábado, decidimos finalmente no cambiar nuestros planes, acertando de pleno. El día era fresco, pero no hacía viento y no amenazaba lluvia. De todas formas, algunos se desanimaron y se quedaron calentitos en casa.16-Alto la Pastora
A la hora prevista salimos de la puerta de la Parro siete senderistas repartidos en dos coches, llegando al lugar de inicio de la excursión, junto al área de recreo de la Fuente de la Calzada, en el término de Algimia de Almonacid, sobre las 9,30h. Nos pertrechamos con nuestras mochilas y comenzamos ascendiendo por el barranco de Agua Negra, por el que corría algún caudal, rodeados de una frondosa vegetación y flanqueado por altivos riscos. Un poco más arriba el barranco ya iba seco, siendo esto una lástima, pues debe de ser precioso ver cómo el agua salva pequeños saltos y forma algunas fosas, que se intuyen en las formaciones del lecho, pero la pertinaz sequía parece no llegar a su fin, incluso con las peores predicciones climatológicas.
En lo alto del barranco se sale a una pista forestal que pronto llega a la fuente de La Parra, donde almorzamos y disfrutamos de los dulces de Sacri y una especialidad colombiana a base de dulce de leche y café que llevó Ángel.
Reanudada la marcha, sin dejar la pista que iba ascendiendo en llevadera pendiente, llegamos al collado de Aín y poco más adelante la pista se convierte en escarpado sendero terminando en una leve trepada hasta la misma cumbre del pico Espadán, de 1.099 m. El esfuerzo valió la pena. ¡Qué extraordinarias vistas! El viento del día anterior había dejado el horizonte muy limpio y pudimos distinguir todas las montañas que nos rodeaban, además de toda la línea de costa del golfo de Valencia, desde el Desierto de las Palmas y su pico Bartolo por el norte, hasta el Montgó de Denia por el sur: Benicasim, el Grao de Castellón, Burriana, el Puerto de Sagunto, Puebla de Farnals, el puerto de Valencia, la Albufera, Cullera… Y si seguimos rodando, el Monduber, Aitana, Moncabrer, el Caroig, la Sierra Calderona, Alcublas, El Toro, Javalambre, Gudar, el monte Pina… y más al norte el emblemático Peñagolosa y toda la sierra del Maestrazgo. A nuestro pies y alrededores toda la sierra de Espadán, Soneja, Segorbe, Altura, Algimia de Almonacid, Alcudia de Veo, Eslida… Onda, Alcora, los pantanos de Sitjar y Mª Cristina…
¿Qué más puedo describir?
A la bajada pudimos acceder también al alto de La Pastora, punto geodésico de 1.044 m. y después acometimos una preciosa bajada en picado hasta el collado de la Nevera, donde se conserva en muy buen estado, una bonita nevera de las que se usaban para almacenar nieve durante el invierno y sacar bloques de hielo durante el verano. Aquí se acabó nuestra excursión, habiendo totalizado un total de 9 km, con un desnivel de 580 m.
Completamos la jornada con un reconfortante comida en Casa Paquita de Eslida.
Manolo Fernández

 

Senderismo al Nacimiento del río Palancia

20151018_132442 IMG_5352 IMG_5366 IMG-20151018-WA0002 IMG-20151018-WA0003
IMG-20151018-WA0007 IMG-20151018-WA0015 OMIMG_20151018_095113
Ayer disfrutamos de un excelente día de senderismo por la cabecera del río Palancia en Bejís, primero paseando junto al río entre cascadas, saltos de agua y pozas que invitaban al baño, en medio de una bonita arboleda adornada de los colores del otoño donde disfrutando del almuerzo y después accediendo desde el barranco que da origen al río, pasando por un estrechísimo desfiladero, hasta llegar al propio nacimiento del Palancia.
Habíamos quedado en la puerta de la Parroquia a las 8h de la mañana 11 personas, pero a última hora nos fallaron 3 y nos fuimos hacia Bejís, repartidos en dos coches. Más tarde acudió otro coche con dos niñas de corta edad, que, aunque no hicieron todo el recorrido, también disfrutaron del día. Iniciamos la marcha sobre las 9,45h, desde la Fuente de los Cloticos, bajando hasta la orilla del río, donde hay una preciosa cascada y lugar para el baño, pero aunque la claridad de las aguas invitaba a ello, la temperatura ambiente era de unos 17º, así que, tras las pertinentes fotos, seguimos paseando aguas abajo, hasta un lugar donde cruzamos el río, para lo cual nos cambiamos las botas por las chanclas que llevábamos. El agua estaba a una temperatura ideal para el caso y fue un verdadero placer. Al otro lado había una mesa de piedra con bancos, bajo un nogal y allí disfrutamos del bocata del almuerzo y de alguna que otra nuez. Reanudamos el camino, ahora río arriba, hacia el poblado de El Molinar, pasando por el nacimiento de La Mina, detrás del camping los Cloticos, donde pasaban unos días un grupo de chavales que estaban más adelante practicando la tirolina.
El Molinar es un pequeño caserío que han rehabilitado, donde te puedes hospedar, ideal para grupos. Desde allí nos metimos en harina, acometiendo una senda de pendiente media, pero que de vez en cuando dejaba de ser tan “media”, con el consiguiente resoplar de más de uno, pero que tenía el premio final de un mirador sobre la garganta del río, que valía la pena. Desde allí se iniciaba un corto pero vertiginoso descenso hasta el barranco que da origen al río, del cual solo recorrimos los últimos 500m, de los más de 3.000 que tiene. El recorrido por el barranco (por supuesto, sin agua) era precioso, entre rocas horadadas por las corrientes, árboles de múltiples colores otoñales y vertiginosas paredes a un lado y otro. Cada vez se estrechaba más hasta llegar a un punto en que se convierte en un estrecho desfiladero entre 1m y 2m de ancho y altísimas paredes, con alguna poza (menos de las que serían deseables, por la escasez de lluvias), que había que ir sorteando y evitando deslizarse por las resbalosas rocas. Cuando el desfiladero se ensancha de nuevo, ya encontramos el nacimiento del río, que fuimos acompañando hasta llegar a la pista forestal que en unos 3 km, nos dejó en el punto de partida. A mitad de la pista nos estaban esperando los que llegaron en el tercer coche con las niñas y que nos habían traído la comida, de la que disfrutamos al aire libre en el acogedor área de recreo de la Fuente de los Cloticos.