Pase lo que pase

Ante el 19 octubre, Día Mundial del Cáncer de Mama, es oportuno compartir este hermoso poema de Magdalena Sánchez Blesa, poeta murciana. Que su fuerza y su optimismo sirvan para ayudar a todas las mujeres que estén pasando por ese duro trance.
¡Ánimo!

Pase lo que pase, me veréis erguida,
celebrando un Lunes sin ningún motivo,
dándome un abrazo con todas mis fuerzas,
ganando una guerra mundial al destino.
Pase lo que pase, seguiré adelante,
si se acaba el mundo, pintaré un camino,
Me veréis amable, pase lo que pase,

tatuando esperanzas en troncos de pino.
Me veréis soñando futuros hermosos,
escribiendo cuentos a orillas de un río.
Pase lo que pase, me veréis serena,
disparando abrazos contra mi enemigo.
Inventando estrellas en cielos desiertos,
Frecuentando lluvias, rescatando olvidos.
Remendando penas y amasando versos,
fulminando rabias, calentando fríos.
Pase lo que pase, me veréis sembrando
sonrisas abiertas en campos baldíos,
me veréis cruzando desiertos salvajes,
cimentando el suelo de sus espejismos.
Me veréis remando con el agua en contra,
hasta el nacimiento de mi “yo” más íntimo.
Pase lo que pase, tomaré mi mano,
porque tengo ganas de salir conmigo.
Pase lo que pase, me veréis viviendo,
me veréis de gala sin ningún motivo.
Celebrando el viento, celebrando el agua,
danzando en mi pecho con cada latido.

Anuncios

Convivencia Parroquial Moncada 2018

El pasado sábado 9 de junio, como familia cristiana de San Pedro Pascual,  nos reunimos en la “pinada” que la Obreras de la Cruz tienen en Moncada para disfrutar de un día de unidad, oración, reflexión, esparcimiento y mesa compartidaLa reflexión y la vivencia de esta convivencia se centraron sobre el tema “La alegría de la fe, la alegría de servir”. ¡Qué bien lo pasamos!

Para ver las fotos, haz clic aquí.

Stephen Hawking

Escribo esto el 14 de Marzo de 2018, fecha en que se anuncia el fallecimiento del científico inglés Stephen Hawking.

La repercusión de esta noticia en primera página de todos los medios de comunicación me ha llevado a buscar cierta información sobre este notable científico, cuya producción yo no era capaz de seguir por su elevado nivel de abstracción, aunque muchas de sus publicaciones tuvieran el carácter de divulgativas.

Reconozcamos que el prestigio alcanzado era totalmente merecido, aunque otros científicos de gran nivel no tuvieron la misma notoriedad que Stephen Hawking, ya que la situación de parálisis como consecuencia de la enfermedad ELA (esclerosis lateral amiotrófica) le hizo más mediático. Efectivamente, con su prodigiosa inteligencia no hubiera conseguido ningún resultado de no ser por su tenacidad en la lucha contra los efectos de la enfermedad.

Se considera que, junto con otros científicos, su gran aportación consistió en poner – por ahora, porque en ciencia todo es provisional – el broche a la teoría del BigBang. Esto es, el Universo no es eterno, sino que nace en un momento definido, cuyo tiempo se podría calcular, desde un punto de gravedad infinita. Recordemos que la gravedad es la fuerza de atracción entre cuerpos materiales, como la que nosotros percibimos cuando intentamos elevarnos o nos cae un objeto al suelo, hacia el centro de la Tierra. Para los científicos, hablar de “gravedad infinita” significa decir que allí, en ese instante, hubo una anomalía y no se cumplían las leyes de la física con las que se viene explicando el comportamiento del Universo que conocemos.

Ha resultado interesante repasar la evolución del pensamiento de Stephen Hawking a través de una secuencia de frases suyas, extraídas de sus publicaciones y entrevistas.

  • En su libro Agujeros negros y pequeños universos y otros ensayos, editado en 1993, afirmó:

“La ciencia podría afirmar que el universo tenía que haber conocido un comienzo (…) A muchos científicos no les agradó la idea de que el universo hubiese tenido un principio, un momento de creación”.

“En el universo primitivo está la respuesta a la pregunta fundamental sobre el origen de todo lo que vemos hoy, incluida la vida.”

  • En Una Breve Historia del Tiempo, de 1988, el astrofísico señalaba que:

“…si llegamos a descubrir una teoría completa, sería el triunfo definitivo de la razón humana, porque entonces conoceríamos la mente de Dios”

  • En 2010, el científico aseguró en su libro El gran diseño:

“Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo y se creó de la nada. La creación espontánea es la razón de que haya algo en lugar de nada, es la razón por la que existe el Universo, de que existamos. No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el Universo”  

  • Ya en 2014, en una entrevista afirmaba:

“En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico creer que Dios creó el Universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente. Lo que quise decir cuando dije que conoceríamos ‘la mente de Dios’ era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de comprender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero estos no son compatibles con la ciencia”

Personaje controvertido, posiblemente atormentado, cuyo pensamiento oscilaba entre la astrofísica, la filosofía y la teología, y usado como emblema o referencia por muchos, aunque la mayoría de los humanos no alcancemos a entender sus enunciados, esperamos que, al final, haya conocido la Verdad.

El barranco de Carcalín (Buñol)

PARA VER TODAS LAS FOTOS PINCHA AQUÍ

Por algunos impedimentos meteorológicos y otros de fuerza mayor, este año aún no nos habíamos estrenado en el senderismo parroquial. La excursión elegida la habíamos suspendido por lluvia hace bastantes semanas. Se trataba de recorrer el río Buñol, conocido también como el Barranco de Carcalín.

Salimos nueve senderistas desde la puerta de la Parroquia, distribuidos en dos coches, hasta el campo de futbol de Buñol. Desde allí iniciamos la caminata, dirigiéndonos por asfalto hasta el parque de San Luis, en la parte baja del pueblo, donde se encuentra la fuente, la ermita y el impresionante auditorio al aire libre, todo de “San Luis”. De allí mismo sale la ruta que recorre el río Buñol aguas arriba.

Nuestros primeros pasos transcurren por una zona donde el río discurre por un lecho de piedra, saltando de una a otra y abriéndose en alguna poza, que los lugareños utilizan para tomar el baño en verano. No hay mal que por bien no venga y, aunque nos dificultó el cruce del río en algunos puntos, las abundantes lluvias de los últimos meses, propiciaron que el paraje resultara de una belleza impresionante.

Tras este precioso tramo, la senda remonta la ladera derecha (en sentido aguas abajo) del cauce, con preciosas vistas sobre el fondo del cortado y nos lleva hasta un impresionante puente natural, sin duda formado por un derrumbamiento de hace muchísimos años, sin que el agua se haya dejado avasallar, pasando por debajo de la mole desprendida. La senda cruza por arriba y nos pudimos asomar, colgados de alguna rama, para ver cómo discurre la corriente. Teníamos que continuar ahora por la ladera izquierda, pero un pequeño muro rocoso nos lo impedía, teniendo que hacer una divertida trepada, para descubrir en la parte superior, que llegaba una senda que discurría sin problemas para remontar el obstáculo rodeándolo, sin haberla visto antes. Allí mismo nos sentamos a almorzar.

Reanudada la marcha, el camino se ajustaba a la ladera del cortado, en leve ascenso, para pasar por encima de uno de tantos túneles del ferrocarril que por allí discurre, ajustado al recorrido del río, asomando de vez en cuando a la luz del día. Enseguida afrontamos una estrechez entre la montaña y una valla formada por hierros y varillas, que nos llevó hasta la cabecera de un gran puente del tren, que sale de un túnel para cruzar el tajo y volverse a meter en la montaña. Desde allí la senda baja casi en picado hasta el cauce, llegando a un abrigo de pastores, lleno de pequeñas cadenas clavadas al techo, que utilizan los escaladores para sus prácticas.

Seguidamente nos tocó buscar un lugar por donde vadear de nuevo el río, que ayudados por los bastones, conseguimos sin mucho problema. Tras ello nos acercamos a la pared de una presa de laminación, que superamos por unas escaleras, esperando que al otro lado no estuviera llena, pues inundaría nuestro camino. Afortunadamente no fue así y pudimos seguir avanzando, pero poco a poco la senda se iba embarrando, hasta que se hizo posible continuar y nos tocó aplicar el plan B y volver sobre nuestros pasos, hasta una pista asfaltada que habíamos visto antes y por allí regresar a Buñol. En realidad, quedaba muy poco para llegar hasta el sitio donde teníamos que tomar el camino de regreso, que discurría a media ladera de la ribera izquierda, contemplando las maravillosas vistas del cañón por el que habíamos transitado y del peculiar trazado del ferrocarril, con sus continuos túneles.

Llegamos a los coches por el mismo camino de la ida y nos perdimos un bonito paraje con fuente, bajo un gran puente del tren, que hubiéramos visto de haber podido realizar la excursión completa. Pero nos conformamos con la buena comida que nos sirvieron en la Venta Pilar de Buñol.

Yo siempre digo que, aunque no puedas terminar la excursión o se estropee por el mal tiempo, el campo y la montaña siempre están bonitos. Haga sol, llueva, escasee la visibilidad por la niebla o no digamos si nieva, siempre tiene su encanto.

COMPARTIENDO LA ALEGRÍA NAVIDEÑA

FUIMOS A COMPARTIR VILLANCICOS

“Bendita sea la fecha que une a todo el mundo en una conspiración de amor.” (Hamilton Wright Mabi)

Durante el tiempo de Adviento, algunos niños de la catequesis de Primera Comunión y chicos de Confirmación, catequistas y sus familias, profesores y feligreses de San Pedro Pascual se unieron en la misma conspiración ofreciendo disponibilidad y dotes para celebrar y extender la alegría de la Navidad a los demás mediante el canto de Villancicos.

Para lograr el objetivo los interesados se fueron reuniendo los viernes en los locales de la parroquia para poner en conjunto sus dotes (voces, manejo de instrumentos como guitarra, piano, flauta,…) al servicio de la alegría contagiosa y la generosidad de compartirla con otros.

Llegado el momento, el equipo logró llevar a cabo su sueño en tres lugares privilegiados:

  • Martes 27 de diciembre en la Residencia Ballesol. Alegría compartida con amigos de la tercera edad.
  • Jueves 29 de diciembre en el Hospital de Valencia al Mar (Hospitales NISA-Servicio de NeuroRehabilitación). Alegría compartida con enfermos.
  • Viernes 30 de diciembre en la Residencia Savia. Alegría compartida con amigos de la tercera edad.

Fue un momento sencillo de vivir la comunidad y de experimentar el poder de la unidad .

La voz de nuestros párrocos

A nuestros párrocos los llevamos en el corazón, aunque hayan partido ya hacia otros destinos. Y estamos seguros que nuestra Comunidad también permanece en sus corazones.

Por eso les escribimos un correo a nuestros párrocos, pasado y presente, diciendo que nos gustaría poder reunirnos con todos para celebrar la Navidad pero, como no es posible, trataríamos de aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología para comunicarnos.

Así pues, les rogamos nos enviaran, cada uno, un pequeño mensaje navideño, dedicado a nuestra Comunidad, con el fin de publicarlos en este blog parroquial. En ello estamos:

Con estas fotos tomadas en Rwanda, el P. Emilio Velasco nos decía:

“Queridos amigos y amigas de San Pedro Pascual:

Es una verdadera alegría poder comunicarme con vosotros con motivo de la Navidad ya tan cercana para desearos a todos que podáis pasar estos días en familia y en comunidad parroquial, disfrutando de la cercanía de los vuestros y de la cercanía de ese Dios que ha querido llamarse ‘Emmanuel’, o sea, Manolo, porque se ha quedado para siempre con nosotros.

Aunque desde que tuve que dejaros no he podido volver muchas veces a visitaros, siempre os llevo en mi corazón. De verdad que me hicisteis sentir muy bien durante los trece años en que estuve en Valencia. Ahora mi vida y mi actividad han cambiado bastante pero lo que viví y aprendí con vosotros siempre irá conmigo.

Sólo os pido que sigáis rezando por mí y por toda nuestra Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones tan vinculada a San Pedro Pascual. La distancia nos separa pero la fe y la amistad nos unen para siempre.

Hasta la próxima.

Emilio“.

Y, con estas fotos de su archivo de chistes, el P. Antonio Fernandez también enviaba su mensaje:

“Queridos hermanos y hermanas de la Comunidad Parroquial de San Pedro Pascual de Valencia.

La distancia no es el olvido y estoy al otro lado del charco, pues ya se sabe que la isla “aisla”, pero no nos quita la comunión espiritual y de afecto tan tan tan ( campanas) grande que nos une.

Por el P Dominique y el P Javier tengo muy buenas noticias vuestras y por la gente del Consejo Parroquial (Enrique etc, etc). Concordia (Eugenio, M Jesús, Sacri, mi tocayo etc. etc.) y de Caminando Juntos (Paco, Mariajo, Celia, Elena,  Celia, Raquel, etc. etc., Oratorio (Carmen etc. etc.) y Caritas (Rafa etc. etc.), echo mucho de menos a mis queridas Martas.

Luis y Virtudes me envían en Boletín que recibo con mucho gozo.

Y por parte de Catequesis, Clara, Encarnita, Fina, Bernardo, José Antonio etc, etc, etc, me tienen al corriente de a quien he de tener presente especialmente en mis oraciones, digo especialmente porque siempre tengo una oración que repito: Señor que ninguno de los Tuyos-mios se pierda, y dales ayuda fortaleza, alegría y consuelo, según lo que necesiten en cada momento. Amén.

Os envío un montaje que desde Valencia me hizo Lydia para mi madre y otro sobre la vida que llevo.

Muchísimas gracias por cuidarme a los Padres Misioneros y porque os cuidáis los unos a los otros.

Feliz Nacimiento de Jesús, Feliz año y feliz Plataforma Elevadora.

ARRIBA LOS CORAZONES !!!!!!!!!!!!,……………….  y los CUERPOS también, siempre para arriba con espíritu y tecnología.

Antonio Fernández, Misionero muy agradecido al Señor de haber estado en San Pedro Pascual, y que se repita.”

Los ángeles cantaron y llovió en Valencia

El Viernes 16 de Diciembre, una vez justificados, purificados y reconciliados con Dios y con los hermanos, estaba previsto subir a los locales parroquiales para disfrutar de la cena de Navidad. Por eso acudimos a la Parroquia, con el paraguas en una mano y la bolsa con el bocadillo en la otra, a reconfortarnos espiritual y materialmente.

Pero, en plena celebración, la tormenta hizo de las suyas y…¡zas! la iglesia y medio barrio a oscuras. Las luces de emergencia funcionaron, dejando la capilla en una acogedora penumbra que hizo más fácil la confesión de los pecados. Las lecturas y oraciones se completaron gracias a la linterna led de bolsillo que el “tecno-cura” (P. Javier) sacó de la manga.

Hasta aquí, todo perfecto. Pero llegaron las dudas ¿Cómo vamos a cenar a oscuras? ¿Y si nos tragamos un hueso del pavo, o una espina del besugo? Mientras se hacía recuento de linternas y se empezaba a buscar las velas por la sacristía, llegó la luz. Y se fué, y volvió, y así sucesivamente…

Entretanto, los/las voluntarios encargados del catering ya habían preparado las mesas, dispuesto los vasos y las bebidas, los complementos, etc. Todo invitaba a sentarse y a consumir el bocadillo que cada uno traía y los dulces que iban saliendo por aquí y por allá. Especial homenaje a Mª Jesús por sus “no-sé-qué” rellenos de cabello de ángel y a Sacri por ese bizcocho de chocolate.

Salieron a relucir panderos y panderetas y logramos rescatar la vieja, monumental matraca, que solía enarbolar el bueno de Eduardo q.e.p.d. y Joaquín consiguió salvar de la carcoma. Una pieza de museo a la que el mismo Joaquín logró arrancar las notas más profundas. Con estos mimbres, se formó un coro de ángeles, como se puede apreciar en las fotografías, que no cesó en su esfuerzo hasta garantizar que la lluvia seguiría cayendo en Valencia durante todo el fin de semana.

Éramos curenta-y tantos y lo pasamos muy bien.

FOTOS CENA NAVIDEÑA-2016