Una buena persona

Eso nos dijo, el pasado Domingo 11 de Marzo, con toda su humildad, que sólo aspiraba a ser “una buena persona”.

Creo que es la frase que resume la celebración de acción de gracias por los 50 años de sacerdocio del P. Francisco Javier Elcano, MSSCC, ¡Nuestro padre Javier!

Ya lleva casi 17 años con nosotros, que para un Misionero no está nada mal. De hecho, aquí se ha jubilado…¿de qué?.

Siempre al pié del cañón: Primero como Párroco Javier, luego como Vicario-paciente de Emilio-párroco-viajero, de Antonio-párroco-administrador-viajero y, actualmente, de Dominique-párroco-secretario-viajero. Y, en sus ratos de ocio, usuario aventajado de herramientas informáticas y de edición de imágenes. Y lo que el destino y la Congregación dispongan.

Navarro imperturbable, siempre sonriente, en la salud y en la enfermedad, seguidor sufriente del Club Atlético Osasuna, en primera o en segunda – ¡qué más da! – convencido que no debemos esperar a la otra vida para alcanzar un trocito de felicidad. Por eso nos despide, al final de cada misa con un amable “que seáis muy felices…”

Habría que preguntarse ¿Qué pasaría por su mente de niño, cuando quería imitar a su patrón S. Francisco Javier? ¿Podía imaginar lo que significa ser Misionero?

De sus 16 años en la Patagonia trajo el olor a oveja que predica el Papa Francisco. No le queda ninguna duda de en qué lado debemos trabajar los cristianos. Su vocación social y misionera queda patente en su intenso apoyo a la Caritas parroquial, su acogida a los desahuciados que se asoman a la Parroquia, su mano extendida hacia enfermos y ancianos,…

Los que gozamos con su presencia en las reuniones de grupos sabemos bien de su claridad para poner en contexto los pasajes bíblicos y para ayudar a disipar las dudas que, necesariamente, nos abruman.

Y es reconfortante sentirse abrazado por esta “buena persona” al despedirnos, cada Domingo, a la puerta de la iglesia.

Javier, Misionero, amigo, buena persona, – en nombre de toda la familia – ¡Felicidades y muchos años!

Anuncios

Bodas de Oro Sacerdotales del P.Fco Javier Elcano

Pincha aquí para ver fotos

 

Él quería pasar desapercibido, pero la noticia corrió como la pólvora.

El Sábado 11 de Marzo, a la hora de la misa vespertina, la iglesia parroquial se llenó de Comunidad. Veníamos todos a unirnos, junto con los otros Misioneros de la Congregación residentes en Valencia, en una misa de acción de gracias por los 50 años de sacerdocio del P. Francisco Javier Elcano, MSSCC, ¡Nuestro querido Padre Javier!

La celebración fue sencilla, austera, como corresponde a un navarro de pro. Sus palabras emocionadas y emocionantes. Más allá de la homilía, en la que nos acompañó a monte Tabor, instándonos a no quedar deslumbrados por los figurantes que rodean a Jesús, también nos confesó que sólo aspiraba a ser “una buena persona” (casi nada), aunque ya de pequeño pensaba en ser misionero, como su paisano San Francisco Javier.

Hubo cálidos y prolongados aplausos, en varios momentos de la celebración. Al final se le ofreció, como recuerdo, por parte de la Comunidad Parroquial, un retablo plateado con un relieve de la Virgen María.

Terminamos con las fotos de rigor, no sin antes haber brindado, en el pasillo de la parroquia, con unas copas de cava que algún previsor parroquiano había puesto a refrescar.

Puesto que este destino ha sido el más largo de su peregrinaje misionero, y no parece que el clima de Valencia le siente mal,  todos deseamos tener al P. Javier muchos años más con nosotros.

E. V., Parroquia San Pedro Pascual de Valencia

La voz de nuestros párrocos

A nuestros párrocos los llevamos en el corazón, aunque hayan partido ya hacia otros destinos. Y estamos seguros que nuestra Comunidad también permanece en sus corazones.

Por eso les escribimos un correo a nuestros párrocos, pasado y presente, diciendo que nos gustaría poder reunirnos con todos para celebrar la Navidad pero, como no es posible, trataríamos de aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología para comunicarnos.

Así pues, les rogamos nos enviaran, cada uno, un pequeño mensaje navideño, dedicado a nuestra Comunidad, con el fin de publicarlos en este blog parroquial. En ello estamos:

Con estas fotos tomadas en Rwanda, el P. Emilio Velasco nos decía:

“Queridos amigos y amigas de San Pedro Pascual:

Es una verdadera alegría poder comunicarme con vosotros con motivo de la Navidad ya tan cercana para desearos a todos que podáis pasar estos días en familia y en comunidad parroquial, disfrutando de la cercanía de los vuestros y de la cercanía de ese Dios que ha querido llamarse ‘Emmanuel’, o sea, Manolo, porque se ha quedado para siempre con nosotros.

Aunque desde que tuve que dejaros no he podido volver muchas veces a visitaros, siempre os llevo en mi corazón. De verdad que me hicisteis sentir muy bien durante los trece años en que estuve en Valencia. Ahora mi vida y mi actividad han cambiado bastante pero lo que viví y aprendí con vosotros siempre irá conmigo.

Sólo os pido que sigáis rezando por mí y por toda nuestra Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones tan vinculada a San Pedro Pascual. La distancia nos separa pero la fe y la amistad nos unen para siempre.

Hasta la próxima.

Emilio“.

Y, con estas fotos de su archivo de chistes, el P. Antonio Fernandez también enviaba su mensaje:

“Queridos hermanos y hermanas de la Comunidad Parroquial de San Pedro Pascual de Valencia.

La distancia no es el olvido y estoy al otro lado del charco, pues ya se sabe que la isla “aisla”, pero no nos quita la comunión espiritual y de afecto tan tan tan ( campanas) grande que nos une.

Por el P Dominique y el P Javier tengo muy buenas noticias vuestras y por la gente del Consejo Parroquial (Enrique etc, etc). Concordia (Eugenio, M Jesús, Sacri, mi tocayo etc. etc.) y de Caminando Juntos (Paco, Mariajo, Celia, Elena,  Celia, Raquel, etc. etc., Oratorio (Carmen etc. etc.) y Caritas (Rafa etc. etc.), echo mucho de menos a mis queridas Martas.

Luis y Virtudes me envían en Boletín que recibo con mucho gozo.

Y por parte de Catequesis, Clara, Encarnita, Fina, Bernardo, José Antonio etc, etc, etc, me tienen al corriente de a quien he de tener presente especialmente en mis oraciones, digo especialmente porque siempre tengo una oración que repito: Señor que ninguno de los Tuyos-mios se pierda, y dales ayuda fortaleza, alegría y consuelo, según lo que necesiten en cada momento. Amén.

Os envío un montaje que desde Valencia me hizo Lydia para mi madre y otro sobre la vida que llevo.

Muchísimas gracias por cuidarme a los Padres Misioneros y porque os cuidáis los unos a los otros.

Feliz Nacimiento de Jesús, Feliz año y feliz Plataforma Elevadora.

ARRIBA LOS CORAZONES !!!!!!!!!!!!,……………….  y los CUERPOS también, siempre para arriba con espíritu y tecnología.

Antonio Fernández, Misionero muy agradecido al Señor de haber estado en San Pedro Pascual, y que se repita.”