Los ángeles cantaron y llovió en Valencia

El Viernes 16 de Diciembre, una vez justificados, purificados y reconciliados con Dios y con los hermanos, estaba previsto subir a los locales parroquiales para disfrutar de la cena de Navidad. Por eso acudimos a la Parroquia, con el paraguas en una mano y la bolsa con el bocadillo en la otra, a reconfortarnos espiritual y materialmente.

Pero, en plena celebración, la tormenta hizo de las suyas y…¡zas! la iglesia y medio barrio a oscuras. Las luces de emergencia funcionaron, dejando la capilla en una acogedora penumbra que hizo más fácil la confesión de los pecados. Las lecturas y oraciones se completaron gracias a la linterna led de bolsillo que el “tecno-cura” (P. Javier) sacó de la manga.

Hasta aquí, todo perfecto. Pero llegaron las dudas ¿Cómo vamos a cenar a oscuras? ¿Y si nos tragamos un hueso del pavo, o una espina del besugo? Mientras se hacía recuento de linternas y se empezaba a buscar las velas por la sacristía, llegó la luz. Y se fué, y volvió, y así sucesivamente…

Entretanto, los/las voluntarios encargados del catering ya habían preparado las mesas, dispuesto los vasos y las bebidas, los complementos, etc. Todo invitaba a sentarse y a consumir el bocadillo que cada uno traía y los dulces que iban saliendo por aquí y por allá. Especial homenaje a Mª Jesús por sus “no-sé-qué” rellenos de cabello de ángel y a Sacri por ese bizcocho de chocolate.

Salieron a relucir panderos y panderetas y logramos rescatar la vieja, monumental matraca, que solía enarbolar el bueno de Eduardo q.e.p.d. y Joaquín consiguió salvar de la carcoma. Una pieza de museo a la que el mismo Joaquín logró arrancar las notas más profundas. Con estos mimbres, se formó un coro de ángeles, como se puede apreciar en las fotografías, que no cesó en su esfuerzo hasta garantizar que la lluvia seguiría cayendo en Valencia durante todo el fin de semana.

Éramos curenta-y tantos y lo pasamos muy bien.

FOTOS CENA NAVIDEÑA-2016

Anuncios